Maquiavelo, arte de la guerra y la comunicación política
6/11/2020

Maquiavelo, arte de la guerra y la comunicación política

El autor italiano que vivió intensamente en la etapa conocida como Renacimiento en la región de Florencia (Italia) durante el  s XVI ha dejado testimonios que aún hoy resultan de importancia para el quehacer político, y por lo tanto para el accionar de la comunicación política. 

Compartí la noticia

Acá dejamos las máximas que describe Maquiavelo, indicaciones y metodologías para mejorar la relación de fuerzas y construir poder. 


1-Todo lo que sirve a vuestro enemigo, os molesta. Todo lo que le molesta os sirve. 


2-Tendrá menos peligro que correr y más fundamento para esperar la victoria aquel que pondrá más cuidado en observar los propósitos del enemigo a la vez que adiestrar en adiestrar el ejército.


3-No conduzcais jamás a vuestros soldados, sin antes haberles llenado de confianza, sin antes haberles adiestrado bien, y sin antes haberos asegurado que no tienen temor; en fin, no os lancéis jamás a una acción si ellos no tienen confianza de triunfar. 


4-Vale más triunfar por medio del hambre, que por medio de hierro;  el éxito de las armas depende mucho más a menudo de la fortuna que del valor.


5-Las mejores resoluciones son aquellas que uno oculta al enemigo, hasta el momento de ponerlas en práctica.


6-Una de las mayores ventajas de la guerra es conocer la ocasión y saberla aprovechar.


7-La naturaleza hace valerosos a pocos hombres, esto es más comúnmente a la educación y el ejercicio.


8-La disciplina vale más para la guerra que la impetuosidad.


9-Cuando el enemigo pierde alguno de sus partidarios, que pasan a vuestro partido, tratase para vosotros de una gran conquista si os continúan fieles. Un hombre que deserta debilita mucha más al ejército que un hombre muerto, en tanto que el hombre más tránsfugo le hace tan sospechoso a sus amigos como a los que acaba de dejar.


10-Cuando se ordena un ejército para el combate es mejor reservar los esfuerzos detrás de primera línea para no malgastar soldados con el propósito de extender el frente.


11-Es difícil vencer a quien conoce bien sus fuerzas y las del enemigo.


12-En la guerra el valor vale más que la muchedumbre, por lo que vale más todavía las posiciones ventajosas.


13-Las cosas nuevas cosas e imprevistas asustan al ejército, pero con el tiempo y la costumbre, este acaba por no temerlas, hace falta pues cuando se tiene un enemigo nuevo acostumbrar a las tropas a él mediante ligeras escaramuzas antes de lanzarse a una acción decisiva. 


14-Perseguir en desorden a un enemigo derrotado, es querer cambiar una victoria por una derrota. 


15-En general no haga gran provisión de víveres, será vencido sin malherir.


16-Hay que escoger el campo de batalla, según se tenga se tenga más confianza en la infantería o en la caballería. 


17-¿Querés descubrir si hay algún espia en el campo? Ordenad a cada soldado retirarse a su tienda.


18-Cuando os deis cuenta que el enemigo ha penetrado en vuestras intenciones, cambiar súbitamente vuestras órdenes


19-Interrogad a muchas personas sobre la resolución que debéis tomar, confiar a muy pocos amigos la decisión que habéis tomado


20-El temor y el castigo sean durante la paz el móvil del soldado, durante la guerra sea este la esperanza y la recompensa


21-Un buen general jamás se aventura a un combate si la necesidad no le fuerza a ello o si la ocasión no le llama


22-Jamás el enemigo debe saber nuestras órdenes de combate, peri si fueran ellas cuales fueran, es necesario que la primera línea pueda siempre regresar a la segunda y a la tercera.


23-Si no queréis introducir desorden en vuestro ejército, jamás deis durante el combate, oro empleo a un batallón que aquél que tenía destinado desde el principio.


24-Contra los accidentes imprevistos, el remedio es difícil, contra los previstos es fácil


25-Soldados, hierro, plata y pan;  he aquí el nervio de la guerra, entre estos cuatro objetos, los dos primeros son los más necesarios, puesto que con soldados y hierro, se encuentran pan y plata, en tanto que con plata y pan no se encuentran hierro ni soldados.


26-El rico desarmado es la recompensa del soldado pobre.


27-Acostumbrar a vuestros soldados a despreciar una alimentación delicada, y unos vestidos suntuosos.
 

NOTICIAS IMPORTANTES

Suscribite a nuestro NewsLetter y recibí todas las noticias en tu mail