Traducción de la Introducción del  libro “The  Political Mind” de George Lakoff, 2009
20/10/2020

Traducción de la Introducción del  libro “The  Political Mind” de George Lakoff, 2009

Mucho se habla de “No Pienses en un elefante” esa obra del investigador en ciencias cognitivas Lakoff, que se ha transformado en un verdadero manual introductorio al mundo de los marcos (frames) para encuadrar el lengujae y los discursos sociales y políticos. 

Compartí la noticia

Pero a la vez poco se ha hablado de este libro donde el especialista ligada a posturas progresistas en Estados Unidos y distintos lugares del mundo realiza una profunda crítica autocrítica acerca de la capacidad de las derechas de adaptarse mejor a las emociones y como las posturas más progresistas se estancan en la visión de la razón como un proceso lógico, de intereses y que puede ser desarrollado a partir de la mera “comprensión” de datos. 


Nos pareció adecuado entonces dar cuenta de este proceso y este libro que iremos publicando en partes. 


El cerebro político no decide sólo por intereses sino que en la toma de decisiones influyen pasiones, valores, encuadres, metáforas. Los avances de la neurociencia son sumamente recientes en la historia pero marcan sin dudas un verdadero antes y después. Ya nada será como era. La divulgación de estos trabajos generará sin duda un mecanismo de re aprender cuestiones que parecían dadas y hasta obvias. 


Las emociones juegan un valor fundamental, así como toda construcción simbólica desde metáforas y otros instrumentos, y dar cuenta de ese proceso es un cambio político. 


Les dejamos la traducción del libro a continuación. 

 

Introducción 


Cambio del cerebro y cambio social.


Los conservadores radicales han estado librando una guerra cultural.  El campo de batalla principal es el cerebro. Lo que está en juego es lo que Estados Unidos.
 Su objetivo es cambiar radicalmente a Estados Unidos para adaptarse a la cosmovisión moral conservadora. La amenaza es para la democracia y todo eso va con esa situación. No solo aquí pero dondequiera que se extienda la influencia estadounidense.


Los valores estadounidenses son fundamentalmente progresistas, centrados en igualdad, derechos humanos, responsabilidad social e inclusión. Sin embargo, los progresistas, sin saber por qué, les han dado a los conservadores una enorme ventaja en la guerra cultural. Los conservadores radicales buscan y ya han comenzado a introducir: una jerarquía autoritaria basada en vastas concentraciones y control de salud; orden basado en el miedo, la intimidación y la obediencia; un gobierno roto; sin equilibrio de poder; las prioridades cambiaron del sector público a los sectores empresarial y militar; la responsabilidad pasó de la sociedad al individuo; control de elecciones mediante el control de quién vota y cómo se cuentan los votos; control de ideas a través de los medios; y valores familiares patriarcales proyectado sobre la religión, la política y el mercado.

El futuro de la democracia está en juego, ahora. El cambio social es material (quién controla qué riqueza), institucional (quién dirige qué instituciones poderosas) y político (quién gana las elecciones). Pero el principal campo de batalla de la cultura es el cerebro, especialmente cómo funciona el cerebro por debajo del nivel de la conciencia. Los progresistas han aceptado una visión antigua de la razón, que se remonta a la a la Ilustración, es decir, que la razón es consciente, literal,
lógica, universal, impasible, incorpórea y sirve al interés propio. Como han demostrado las ciencias cognitivas y cerebrales, esta es una visión falsa de la razón. Curiosamente, esto importa. Eso puede parecer un problema académico, pero esta suposición sobre la naturaleza de la razón se ha interpuesto en el camino de una defensa y avance de la democracia. Los progresistas han cedido la mente política a los conservadores radicales.


Este libro aborda el problema en tres partes:


La parte I es una introducción a las ideas básicas sobre la mente y el cerebro, por un lado, sobre modos en gran parte inconscientes de política, el pensamiento por el otro, y sobre cómo están inextricablemente vinculados.


La Parte II comienza una aplicación de estas ideas; proporciona elementos para usarlos.


La parte III se centra en cuestiones técnicas, el papel de los expertos y su efecto en nuestra política. Observamos los desarrollos en lo cognitivo y las ciencias del cerebro, cómo están cambiando nuestra comprensión de


campos técnicos como la economía, las relaciones internacionales, la evolución, y lingüística, y por qué esos cambios son importantes para la política.


Como usar este libro

Este libro tiene dos usos: primero, dar al lector una comprensión más profunda de nuestra vida política, y segundo, hacer progresistas tengan una incidencia política más eficaz. Ambos requieren utilizar el nuevo


conocimiento adquirido en los últimos treinta años acerca de cómo el brain y la mente funciona, conocimiento que se extiende más allá de la política a todos áreas de la vida cotidiana. Incluye información sobre ti que no tiene acceso directo y ni siquiera sabe si existe, incluso aunque gobierna cómo piensas, hablas y actúas.
Este libro trata sobre los modos de pensamiento y cómo se llevan a cabo. Los individuos son complicados y comúnmente usan más de un modo de pensamiento.

Más allá de las formas de pensar progresistas y conservadoras, haré distinguir lo que yo llamo un modo de pensamiento "neoliberal",  uno que a veces parece conservador a los progresistas y socialista a los conservadores.


No confunda etiquetas con modos de pensar. Personas que se llaman a sí mismos "conservadores" pueden usar modos progresivos


del pensamiento en ciertas áreas temáticas. Por el contrario, las personas que llaman ellos mismos "liberales" pueden pensar en un modo conservador en ciertos áreas problemáticas.


Del mismo modo, no confunda las identificaciones de las partes con los modos de pensamiento. Me interesa señalar modos de pensamiento y sus consecuencias, no en meter a la gente en cajas por partido /afiliación.


La ciencia de la mente ha iluminado un vasto paisaje de inconscientes,  el 98 por ciento de lo que piensa su cerebro hace que usted no sea consciente del mismo! 
La mayor parte es importante para la política. La mente que no podemos ver juega un papel enorme en cómo nuestro país está gobernado.


Sin embargo, la mayoría de nosotros hemos heredado una teoría de la “datación mental”, que nos lleva al menos a la Ilustración, es decir, que la razón es consciente, literal, lógica, sin emociones, incorpórea, universal y tiene funciones para servir nuestros intereses. Esta teoría de la razón humana ha demostrado que es falsa en todos los detalles, pero persiste. En muchos aspectos de la vida, esto puede no importar. Pero en política puede tener efectos negativos:


• Proporciona una visión engañosa de las ideologías políticas y de
cómo piensan los votantes.
• Oculta al público y la prensa gran parte de lo que se trata el conservadurismo  y lo que está tratando de lograr.
• Puede ocultar los problemas más importantes.
• Puede evitar que los progresistas articulen conscientemente sus
visión moral y misión moral del gobierno;
• Constituye la base del pensamiento neoliberal, que con demasiada frecuencia conduce progresistas a entregar sus ideales sin siquiera manifestarlos.
• Y puede hacer que tanto los progresistas como los neoliberales sean ineficaces.

Los resultados, creo, han sido desastrosos, tanto para Estados Unidos


y para el mundo. Por eso es urgente que acudamos a comprender cómo funcionan realmente el cerebro y la mente, especialmente cuando el tema es la política.
La ciencia cognitiva proporciona una lente sobre la mente política que no se aprecia  en los periódicos, en la televisión o en la de sus amigos y
vecinos. Espero sacar a la luz aspectos invisibles del pensamiento social y político, a la vez que le da una idea de la ciencia de la mente que lo revela.


Además de ser un científico cognitivo, también me preocupo como ciudadano de los Estados Unidos, profundamente leal a sus ideales progresistas democráticos. Actualmente, esos ideales se ven amenazados.


Para preservarlos, necesitamos entender nuestra política así como posible. Espero que este libro no solo pueda ayudar, sino que también sirva de guía, y no solo una guía para entender la política, sino para participar en ella efectivamente. 


¿Por qué la Mente?


Generalmente analizamos la política, la economía, el poder, la organización social y sopesamos la historia de todos estos componentes. Tan central como son para la política, nuestra comprensión de ellos depende de cómo nosotros pensamos. Tenemos que considerar la mente como un factor -o actor-en política. Ahora que tenemos a nuestra disposición nuevos conocimientos masivos sobre cómo pensamos, todos estos aspectos deben ser repensados y como veremos, este replanteamiento cambia radicalmente nuestro más básica comprensión de todas estas dimensiones de la política.


Pero esa es la razón académica para mirar esta cuestión. Hay una razón imperiosa inmediata. Nuestra democracia está en peligro. Ese peligro tiene sus raíces en el dinero, el poder, estructura e historia, pero su fuente última está en el cerebro de nuestros ciudadanos.

La división política en Estados Unidos no es solo una `división material ', como en las "dos Américas". Tampoco es solo una división religiosa ni es sólo cuestión de quién controla qué poder. La división se encuentra en nuestros cerebros, en la forma en que los estadounidenses entienden el mundo. Allí encontramos dos modos de pensamiento en competencia que conducen a situaciones contradictorias formas de gobernar nuestro país, una fundamentalmente democrática y uno fundamentalmente antidemocrático. Pero los modos inconscientes de pensamiento no son visibles a simple vista, por lo que hasta ahora no han sido discutidos en el discurso público, a pesar de su papel central. 


Y no es simplemente blanco y negro, o azul y rojo. La mayoría de lo que tenemos dentro de nosotros son versiones de ambos modos de pensamiento, que cada uno usa de manera diferente en varios aspectos de nuestras vidas. Pero el antidemocrático modo de pensamiento está mejor financiado, mejor organizado, y más minuciosamente elaborado, ha ido ganando y fundamentalmente cambiando la forma en que se gobiernan nuestras vidas.


Desafortunadamente, la naturaleza completa de la amenaza y lo que podemos hacer al respecto no se entienden ampliamente. Mantenerse en el camino, parece bastante extraño que fuera la visión de la mente la que acompañó a la fundación de nuestra democracia. 

No puedes entender la política del siglo XXI
con un cerebro del siglo XVIII

Mientras viajo por el país dando charlas, recibo el mismo tipo de preguntas una y otra vez: ¿Por qué los demócratas son tan débiles?


¿Qué los divide? ¿Qué creen ellos de todos modos? ¿Por qué son los conservadores mucho mejores para transmitir sus ideas? Por qué los demócratas no han podido lograr más desde que tomaron el control sobre el  Congreso en 2006? ¿Por qué los conservadores pobres votan en contra de sus intereses? ¿Por qué el populismo democrático no ha funcionado? 


Ahora que el público ve el calentamiento global como real; ¿por qué no se le da una prioridad mucho mayor? ¿Por qué los candidatos demócratas suelen salir con una lista de programas detallados, mientras que los republicanos no?


La intención de este libro es responder a estas y a decenas de preguntas similares. Pero no de la forma habitual, es decir, no en términos de historia, instituciones, condiciones materiales o factores sociales como clase, raza y género, por mucho que importen. Estoy buscando una explicación más profunda.


¿Por qué los progresistas no construyeron  think tanks como los conservadores? y también preguntarse ¿Por qué no han invertido en medios de la misma manera? 
Ellos tienen tanto dinero. Ha pasado una década desde que los progresistas se dieron cuenta del papel principal de los think tanks conservadores, la máquina de mensajes, y el control de medios. ¿Por qué se ha hecho tan poco para construir instituciones progresistas en estas áreas? No es falta de dinero o recursos. Los modos habituales de  explicación en de ellos mismos no son meramente parciales, pero donde trabajan, donde operan,  también requieren una explicación.

Lo que falta es menos visible: el papel del cerebro humano y la mente.


¿Qué tienen nuestras mentes que nos llevaron a nuestra historia política reciente a la unilateralidad de esas instituciones?
¿Qué clase, raza y género han funcionado? ¿De qué se tratan esos cerebros humanos que nos han llevado a pensar como lo hacemos? Y últimamente: ¿Cómo puede el conocimiento sobre el cerebro y la mente ayudar a
cambio político? 
Esa es la tarea de este libro. América se formó en el siglo XVIII sobre grandes principios derivados de la Ilustración. La idea central era razón universal, la noción de que hay una y sólo una forma de racionalidad y eso es lo que nos hace humanos.
Así es como se estableció el vínculo entre la razón universal y democracia:
• Dado que todas las personas tienen la capacidad de razonar nos podemos gobernar a nosotros mismos sin inclinarnos ante autoridades superiores como reyes, papas u oligarcas.
• La razón nos hace iguales, por lo que la mejor forma de gobierno es una democracia.
• Usamos la razón para servir nuestros intereses y, por lo tanto, un gobierno óptimo serviría a los intereses de todos.
• Dado que todos tenemos el mismo motivo, se pueden aplicar las mismas leyes a todos; podemos ser gobernados por leyes racionales generales, no
caprichos individuales.
• Nuestra naturaleza racional inherente nos otorga derechos inherentes y
libertades.
• El gobierno debe dedicarse a los intereses racionales de todos los ciudadanos y estar estructurado de modo que ninguna autoridad pueda abrumarlos.
• La razón contrasta con la fe ciega, por lo que el gobierno debería estar separado y ser independiente de la religión.
• La ciencia se basa en la razón, por lo que nuestro gobierno debería reconocer, honrar y desarrollar el conocimiento científico.
• Por tanto, un gobierno comprometido con la razón será un gobierno democrático
• Cuando se violan los valores democráticos, es con la razón que debe ser restaurado.
No es casualidad que la dura crítica de Al Gore a administración Bush se llame “The Assault on Reason”  y que la crítica de Robert Reich  al conservadurismo radical se llame “Razón”.
 Estos ideales fueron triunfos de la Ilustración que hizo la democracia estadounidense  posible en el siglo XVIII. Los necesitamos hoy más que nunca.
Sin embargo, hay un problema con la Ilustración, y no reside en sus ideales, sino en la visión de la razón del siglo XVIII.
Se asumió que la razón era:
• Consciente: sabemos lo que pensamos.
• Universal: igual para todos.
• Sin cuerpo, libre del cuerpo e independiente de la percepción y acción.
• Lógica-consistente con las propiedades de la mente. 
• Sin emociones, libre de pasiones.
• Valor neutral: la misma razón se aplica independientemente de sus valores.
• Basado en intereses, al servicio de los propios propósitos e intereses.
• Literalmente capaz de adaptarse a un mundo objetivo con precisión, con la lógica
de la mente capaz de encajar en la lógica del mundo.
Si esto fuera correcto, la política sería universalmente racional. Con que la gente conozca los hechos y las cifras eso generaría que naturalmente razone para la conclusión correcta. En este esquema los votantes deben votar
sus intereses; deben calcular qué políticas y programas están en sus mejores intereses y votar por los candidatos que abogan por esas políticas y programas.
 Pero los votantes no se comportan de esa manera. Votan en contra de su obvio interés propio; ellos permiten sesgo, prejuicio y emoción para guiar sus decisiones; ellos discuten locamente por valores, prioridades y metas. O alcanzan silenciosamente conclusiones independientes de sus intereses sin conscientemente
sabiendo por qué. La razón de la iluminación no tiene en cuenta lo real del comportamiento político porque la visión de la razón de la Ilustración es falsa. 
Tome la vieja dicotomía entre razón y emoción. La vieja visión vio la razón y la emoción como opuestos, con la emoción entrando por el camino de la razón. Pero Antonio Damasio mostró en el Error de Descartes que esta visión de la Ilustración está totalmente equivocada. En cambio, la razón requiere emoción. Personas con daño cerebral que las incapacita de experimentar una emoción o detectarla en otros simplemente no pueden funcionar racionalmente. No pueden sentir lo que tomarán las “decisiones " de ellos, o cualquier otra persona, felices o infelices, satisfechos o ansiosos.
En la arena política, Drew Westen ha mostrado en “The Political Brain” que la emoción es central y legítima en política y en la persuasión. Su uso no es una apelación ilícita a la irracionalidad, como el pensamiento de la iluminación lo sostendría. Las emociones adecuadas son racionales.
 Es racional sentirse ultrajado por la tortura o la corrupción, por el asesinato de personajes,  por mentiras que conducen a miles de
fallecidos. 
Si sus políticas harán feliz a la gente, y luego despertarán esperanza y alegría es racional. Si la tierra misma está en peligro inminente,
luchar es racional. Y si la guerra de Irak fue realmente sobre el petróleo, si todas
esas personas han muerto o han quedado mutiladas o se han quedado huérfanas por el petróleo, entonces el disgusto es racional.
Pero si se detiene en la razón y la emoción conscientes, se pierde la evento principal.
 ¡La mayor parte de la razón es inconsciente! No se parece en nada a la razón de la Ilustración.
Y prácticamente todo esto importa para la política.


Piensas con tu cerebro. No tienes otra opción. Aunque nosotros a veces podamos preguntar con qué parte del cuerpo ciertos líderes piensan, el hecho es que ellos también piensan con sus
sesos. El pensamiento, todo pensamiento, es actividad cerebral.


Por supuesto, no tienes una forma directa de inspeccionar cómo tu cerebro funciona. Introspección directa: solo pensar en tu propio cerebro no te informará sobre sinapsis y axones, cuerpos celulares y dendritas, ni te dirá qué sucede en qué lugar de tu cerebro, mucho menos cómo esas sinapsis, axones, etc. hacen para pensar. Sabemos que no conocemos nuestro propio cerebro.


Por otro lado, la mayoría de nosotros cree que conocemos nuestras propias mentes.


Esto se debe a que nos involucramos en el pensamiento consciente, y llena mucho de nuestra vida de vigilia. Pero lo que la mayoría de la gente no sabe, y a veces nos sorprende descubrir, es que la mayoría de nuestros pensamientos (estimado 98 por ciento)  no están en lo consciente. Están por debajo del nivel de la conciencia. Es lo que genera nuestro cerebro y que no podemos ver o escuchar. Se llama 'inconsciente cognitivo y científico', la evidencia de su existencia y de muchas de sus propiedades es abrumadora. 


El pensamiento inconsciente es reflexivo-automático, sin control. Piense en el reflejo de la rodilla, lo que hace su pierna cuando el doctor golpea tu rodilla. El pensamiento consciente es reflexivo, como mirarse en un espejo. Si todos pensamos que somos conscientes y reflexivos, conocerías tu propia mente y estarías en control de las decisiones que tomas. Pero como no sabemos lo que nuestro cerebro está haciendo en la mayoría de los casos, la mayor parte del pensamiento es no reflexivo, y más allá del control consciente. Como resultado, su cerebro toma decisiones para ti de las que no eres consciente.

Su cerebro no es una máquina de pensamiento incorpórea que podría estar funcionando bien  en una tina; está encarnado en lo más profundo de diversas maneras. Tu cerebro dirige tu cuerpo. Se extiende hacia abajo a través de la médula espinal y hacia afuera, a través de conexiones neurales, que se extienden por tu cuerpo. La estructura misma de tu cerebro ha evolucionado para hacer funcionar tu cuerpo. Ejecuta sus funciones automáticas, el corazón late sin que tú lo ordenes; lo entrenas cuando tu aprendes a leer, tocar el banjo o jugar al “campo corto”.


No debería sorprender entonces que las ideas que nuestros cerebros han ido incorporando dependen en gran medida de la peculiaridades de la anatomía humana en general y en nuestro camino; como los seres humanos, funcionan en nuestro planeta y entre sí. Esto no es sorprendente cuando se discute en vagas abstracciones, pero es notable en detalle: incluso nuestras ideas de moralidad y política son encarnado de esta manera rica, esas ideas se crean y se llevan a cabo no simplemente por la anatomía neural y la conectividad de nuestros cerebros, sino también por las formas en que funcionamos corporalmente en el ámbito físico y social. La moral y la política son ideas encarnadas, no abstractas, y funcionan principalmente en el inconsciente cognitivo, en lo que tu cerebro hace y no puedes ver.


¿Por qué la encarnación de la mente es importante para la política? 
Hay tres razones, ninguna de ellas obvia.


Primero, lo que nuestros cerebros encarnados están haciendo por debajo del nivel de conciencia afecta nuestra moralidad y nuestra política, así como como casi todos los aspectos de nuestra vida social y personal en formas de las que con demasiada frecuencia no somos conscientes. Políticos hábiles (también como expertos en marketing) se aprovechan de nuestra ignorancia de nuestras mentes para apelar al nivel subconsciente. Mientras tanto, honestos y  éticos líderes políticos, periodistas y activistas sociales, por lo general desconocen el funcionamiento oculto de la mente, no utilizan lo que se sabe acerca de la mente al servicio de la moralidad y verdad.
En segundo lugar, las formas de razón inconsciente utilizadas en moralidad

todas las políticas no son arbitrarias. No podemos simplemente cambiar nuestra moral y visiones políticas del mundo a voluntad. Hay patrones de moral y pensamiento político que están determinados por cómo funcionamos con nuestros cuerpos tanto en el mundo físico como en el social.


Y tercero, los aspectos incorporados de la mente, como veremos, conectamos a cada uno de ellos y a otros seres vivos y al físico mundo. Es esto lo que en última instancia determina qué moral y qué la política debería tratarse. Así es como funciona realmente la razón. Es el opuesto a lo que la mayoría de nosotros fuimos educados para creer.


Hemos llegado a un punto en el que nuestra democracia es mortal, es un peligro, como lo es la habitabilidad misma de nuestro planeta. Ya no podemos posponer la comprensión de cómo el cerebro y el inconscientec contribuyen  a estos problemas y cómo pueden proporcionar soluciones.


Si crees en la concepción de la mente del siglo XVIII, pensarás que todo lo que necesitas hacer es dar la gente los hechos y las cifras y le enseñarán la conclusión correcta.


Pensarás que todo lo que necesitas hacer es señalar dónde sus intereses mienten y actuarán políticamente para maximizarlos.


Creerás en las encuestas y los grupos focales: creerás que si le preguntarás a la gente cuáles son sus intereses, ellos estarán al tanto de ellos y te lo dirá, y luego  lo votará. No tendrás ninguna necesidad de apelar a la emoción; de hecho, ¡sería un error hacerlo! No lo harás tener que hablar de valores; los hechos y las cifras serán suficientes. No lo harás tener que cambiar el cerebro de las personas; su razón debería ser suficiente. Tú no tendrá que enmarcar los hechos; ellos hablarán por sí mismos, tú sólo hay que hacerles llegar los hechos: 47 millones sin atención médica; el 1 por ciento superior recibe exenciones fiscales; sin armas de destrucción masiva; los casquetes polares se derriten.


Tus oponentes no son malas personas; solo necesitan ver la luz. Aquellos que no votarán a su manera son en su mayoría simplemente ignorantes; necesitan que le cuenten los hechos. O son codiciosos, corruptos o están siendo engañados.


Si crees en la visión de la mente del siglo XVIII, creerás algo como esto, ¡y estará completamente equivocado!


Estarás ignorando el inconsciente cognitivo, sin declarar tu valores más profundos, suprimiendo las emociones legítimas, aceptando los marcos del otro lado como si fueran neutrales, encogidos de miedo en lo que podría llamarse, y negarse a enmarcar los hechos para que puedan ser apreciados. Serás ineficaz. En una palabra, débil.


Sin embargo, aquellos demócratas que creen en la Ilustración razonan que no se consideren débiles en absoluto. Ellos se ven a sí mismos defendiendo el ideal democrático de la Ilustración como ‘comprometido a los hechos, la verdad y la lógica’, y a informar a los ignorantes de los hechos. Ven los hechos como no partidistas y como la base para los acuerdos. Para reprimirte, de ofender a los que tu necesitas educar, dirás, se necesita fuerza. Para seguir diciendo, hechos y cifras una y otra vez toma resistencia (y lo hace): es cualquier cosa menos cobarde desde la perspectiva de la Ilustración/razón.


Los republicanos no operan bajo tales restricciones y tienen un mejor sentido de cómo funcionan los cerebros y las mentes. Por eso son más efectivos. 
¿Por qué los demócratas no lo lograron entonces, después de las elecciones de 2006 que les dieron el control del Congreso? 


Eso no era solo que no tuvieran votos para anular una presidencia vetar o bloquear un filibustero. No utilizaron su mandato para sustancialmente cambiar la forma en que el público y los medios de comunicación pensaban cuestiones. Solo intentaron ser racionales, idear programas que encajaran en los intereses de la gente y las encuestas. Porque hubo poca comprensión del cerebro, no hubo ninguna campaña para cambiar cerebros.


De hecho, la sola idea de "cambiar cerebros" suena un poco siniestra a los progresistas, me viene a la mente una especie de imagen de Frankenstein. Eso suena maquiavélico para los liberales (demócratas) , como lo que hacen los republicanos.
Pero "cambiar de opinión" de una manera profunda siempre requiere cambiar sesos. Una vez que entiendas un poco más sobre cómo funcionan los cerebros, comprenderás que la política tiene mucho que ver con cambiar cerebros, y que puede ser muy moral y no en lo más mínimo siniestro o solapado.


Está de moda entre los progresistas preguntarse por qué los votantes del "estado rojo" no votan por sus propios intereses económicos. Este es simplemente otro síntoma del racionalismo del siglo XVIII,
que asume que todo el mundo es racional y racionalidad significa `buscando el interés propio`. Preguntar por qué el populismo económico de John Edwards no recluta a todos los conservadores pobres es hacer la misma falso suposición. Las personas no son máquinas de razonar del siglo XVIII.


La verdadera razón funciona de manera diferente. La razón importa, y tenemos que entender cómo funciona realmente.


Gran parte de la lucha política en Estados Unidos y en otros lugares proviene del inconsciente cognitivo de los ciudadanos individuales. Todavía mientras la política está en la portada de nuestros periódicos, los resultados de la ciencia cognitiva tiende a quedar relegada a las páginas científicas semanales, no se hacen públicos en absoluto. En este libro, la neurociencia y la ciencia cognitiva se llevan la portada, donde la política está. Estás a punto de vislumbrar el funcionamiento de la mente política.


La pregunta que debes hacer, a medida que descubre las profundidades de tu propia mente, es qué hacer con este nuevo conocimiento. Necesitamos una nueva Iluminación actualizada. La visión del siglo XXI de la la mente le permite a uno ver cómo sería una Nueva Iluminación.


• Los valores de la Vieja Ilustración fueron un gran avance en su momento. Pero sabemos mucho más ahora que en el siglo XVIII sobre lo que significa el ser humano y los desafíos a los que debe enfrentarse la humanidad. Nuestra Constitución se basa en gran parte en la herramientas e ideas intelectuales heredadas por los creadores de la Ilustración.
Esas herramientas e ideas ya no son adecuadas.


Nos han traído grandes maravillas políticas, sociales y materiales.


Y, milagrosamente, los redactores parecen haber anticipado tales desarrollos, porque la democracia dinámica que diseñaron deja abierta la posibilidad de un cambio revolucionario. Tenemos nuevas maravillas por descubrir, nuevos sueños por soñar. Pero requieren una comprensión de lo que nos ha enseñado la ciencia del cerebro contemporánea sobre quiénes somos y cómo pensamos.

Tendremos que abrazar una racionalidad profunda que pueda. tomar cuenta y ventaja de una mente que es en gran parte inconsciente, encarnado, emocional, empático, metafórico y sólo en parte universal. Una Nueva Ilustración no abandonaría la razón,
sino entender que estamos usando la razón real encarnada formada por nuestros cuerpos y cerebros e interacciones en el mundo real, la razón incorpora la emoción, estructurada por marcos y metáforas e imágenes y símbolos, con conciencia pensamiento formado por el vasto e invisible reino de los circuitos neuronales no accesible a la conciencia. Y como guía para nuestras propias mentes, especialmente en política, necesitaremos ayuda de las ciencias, desde la neurociencia, la computación neural, la lingüística cognitiva, psicología cognitiva y del desarrollo, etc.


Además, necesitaremos una nueva filosofía, una nueva comprensión de lo que significa ser un ser humano; de lo que es la moral y de dónde viene; de economía, religión, política y naturaleza sí mismo; e incluso de lo que la ciencia, la filosofía y las matemáticas
realmente son. Tendremos que ampliar nuestra comprensión de los grandes ideas: libertad, igualdad, equidad, progreso, incluso felicidad.


Y lo más sutil de todo, nosotros, en la comunidad basada en la realidad tenemos que llegar a una nueva comprensión de cómo entendemos la realidad.
Existe una realidad, y somos parte de ella, y la forma en que entendemos la realidad es en sí misma real.


El cerebro no es neutral; no es un dispositivo de uso general.


Viene con una estructura y  nuestra comprensión del mundo.


se limita a lo que nuestro cerebro puede entender. Algunos de nuestros pensamientos están enmarcando literalmente en nuestra experiencia directamente. Pero mucho de eso es metafórico y simbólico, estructurando nuestra experiencia indirectamente pero no menos poderosamente. Algunos de nuestros mecanismos de comprensión son iguales en todo el mundo. Pero muchos no lo son, ni siquiera en nuestro propio país y cultura.


Nuestros cerebros y mentes trabajan para imponer un entendimiento específico de la realidad, y enfrentarse a eso puede dar miedo; no todo el mundo entiende la realidad de la misma forma. Ese miedo tiene importantes consecuencias políticas. Dado que los mecanismos cerebrales para la comprensión de la realidad son en su mayoría inconscientes, una comprensión de la comprensión misma se convierte en una necesidad política.


Dado que el lenguaje se utiliza para comunicar el pensamiento, nuestra opinión del lenguaje también debe reflejar nuestra nueva comprensión de la naturaleza de pensamiento. El lenguaje es a la vez un fenómeno superficial y una fuente de poder. Es un medio de expresión, comunicación, un medio para acceder e incluso moldear el pensamiento. Las palabras se definen relativas a marcos y metáforas conceptuales. El lenguaje "se ajusta a la realidad" en la medida en que se ajusta a nuestra comprensión corporal y cerebral de esa realidad. Dado que todos tenemos cuerpos y cerebros similares y vivimos en el mismo mundo, parecerá en muchos casos que el lenguaje simplemente encaja directamente con la realidad. Pero cuando nuestra comprensión de la realidad difiere, lo que el lenguaje significa para nosotros también puede diferir, a menudo de manera radical. En política que sucede con tanta frecuencia que tenemos que prestar mucha atención al uso del lenguaje.
El lenguaje obtiene su poder porque se define en relación con los marcos, prototipos, metáforas, narrativas, imágenes y emociones. Parte de su poder proviene de sus aspectos inconscientes: no estamos conscientemente consciente de todo lo que evoca en nosotros, pero está ahí, escondido.


 Si escuchamos el mismo idioma una y otra vez, pensarás cada vez más en términos de marcos y metáforas activadas por ese idioma. Y no importa si estas negando palabras o cuestionándolas, los mismos marcos y metáforas se activarán y, por tanto, se fortalecerán.


El lenguaje usa símbolos. El lenguaje es una herramienta, un instrumento, pero es la superficie, no el alma del cerebro. Quiero que miremos debajo del lenguaje. Las cortinas nuevas no salvarán tu casa. 


la base se está agrietando.


La visión de la razón de la vieja ilustración no es suficiente para comprender nuestra política. De hecho, se interpone en el camino. Notoriamente esconde la amenaza real a nuestra democracia, con demasiada frecuencia mantiene muchos de nuestros líderes políticos más dedicados, expertos en políticas  y activistas sociales de ser efectivos.


La Vieja Ilustración ha seguido su curso. Una nueva iluminación está sobre nosotros, listos o no. El primer paso es comprender y abrazar la mente del siglo XXI. Es el único que tenemos.

NOTICIAS IMPORTANTES

Suscribite a nuestro NewsLetter y recibí todas las noticias en tu mail